Cómo se integra el estudio ADAPTABLE en los lineamientos recientes sobre el uso de la aspirina en las enfermedades cardiovasculares

El 17 de marzo de 2019, el Colegio Estadounidense de Cardiología y la Asociación
Estadounidense del Corazón publicaron conjuntamente recomendaciones basadas en estudios recientes sobre el uso de la aspirina para prevenir enfermedades cardiovasculares. Estos estudios incluyeron participantes que no tenían enfermedad cardíaca o que no habían experimentado un infarto o un accidente cerebrovascular.

Estas recomendaciones, recientemente publicadas en los medios de comunicación, muestran que la aspirina no es eficaz para la mayoría de las personas que no tienen antecedentes de enfermedad cardíaca, infarto o accidente cerebrovascular. Los médicos la denominan “prevención primaria” porque están usando aspirina para prevenir el comienzo de una enfermedad cardíaca o la ocurrencia de un infarto o accidente
cerebrovascular.

Sin embargo, para los participantes de ADAPTABLE y otras personas que viven con una enfermedad cardíaca o que han experimentado un infarto o accidente cerebrovascular, la investigación todavía muestra que la aspirina es fundamentalmente importante. Los médicos la denominan “prevención secundaria” porque están usando aspirina para prevenir un infarto o accidente cerebrovascular en el futuro.

Recomendaciones actuales sobre el uso de la aspirina

Para las personas que tienen enfermedad cardíaca o que han tenido un infarto o accidente
cerebrovascular:
1. La aspirina se debe usar la mayoría de las veces.
2. La aspirina es eficaz para limitar la ocurrencia de futuros problemas cardíacos.
3. Todavía no sabemos cuál es la mejor dosis de aspirina (81 mg o 325 mg por día).
4. En el estudio ADAPTABLE, se espera encontrar la mejor dosis de aspirina para los
pacientes que tienen antecedentes de enfermedad cardíaca/infarto o accidente
cerebrovascular.

Para las personas que no tienen antecedentes de enfermedad cardíaca o que no han experimentado un infarto o accidente cerebrovascular:

  1. La aspirina se debe usar con poca frecuencia.
  2. La aspirina debe evitarse en personas mayores de 70 años de edad o que tengan mayor riesgo de sangrado.
  3. Para las personas de entre 40 y 70 años de edad que tienen un mayor riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares en el futuro, se puede considerar una dosis de aspirina de 75 mg a 100 mg por día, pero los beneficios son inciertos. Las personas que tienen diabetes, presión arterial alta, colesterol anormal y/o antecedentes familiares importantes de enfermedades cardiovasculares deben consultar con su médico para tomar la decisión de usar o no aspirina.

Cómo ADAPTABLE se adecua a las recomendaciones actuales

Se ha hablado mucho sobre la utilidad de la aspirina en la prevención de enfermedades cardiovasculares, pero sigue siendo claro que la aspirina es un pilar fundamental de la terapia para los pacientes con enfermedades cardiovasculares establecidas. ADAPTABLE está muy bien posicionado para responder a la pregunta clínica sobre qué dosis de aspirina es la mejor para los pacientes con enfermedad.

Los resultados del estudio ADAPTABLE informarán las decisiones futuras de tratamiento sobre cuál es la mejor dosis de aspirina para las personas que viven con una enfermedad cardíaca y para aclarar las recomendaciones de la práctica respecto de la dosis de aspirina.

Obtenga más información en www.theaspirinstudy.org/news

 

tertiary sidebar container